fbpx

CEPILLO DE DIENTES: ¿ELÉCTRICO O MANUAL?

En el mercado existen una amplia variedad de cepillos de dientes que podemos dividir entre manuales y eléctricos. Hacen la misma función: limpiar la boca de los restos de alimentos y placa. Aún así, tienen características diferentes. Descubre las diferencias entre los dos.

El cepillo eléctrico es más recomendable que el manual. Cuenta con una serie de ventajas respecto el cepillo convencional. Por ello, es cada vez más utilizado.

  • Elimina más placa bacteriana en comparación con el manual. La placa es la responsable de la producción de caries y gingivitis. Al contar con un mecanismo oscilante-rotatorio, adopta ángulos distintos para poder alcanzar la zona donde termina la encía y empieza el diente. Se trata de un espacio de máxima importancia para eliminar la placa bacteriana.
  • Llega a cualquier rincón de la boca ya que cuenta con un mango alargado. Además se ha comprobado que las personas que usan cepillos eléctricos suelen estar entre un 20 y un 40% más de tiempo cepillándose los dientes. Ello podría estar relacionado con ciertos factores como que la gente se canse menos o que esté más motivada para la higiene bucal. Algunos cepillos incorporan una señal acústica o vibración para garantizar como mínimo un cepillado de dos minutos de duración, como recomiendan las organizaciones de salud internacionales.
  •  Preserva el estado de las encías ya que dispone de un control de presión con el fin de no dañar el tejido gingival. Con el cepillo eléctrico, el riesgo de abrasión es menor. Un mal cepillado manual, con demasiada presión sobre el diente, puede limar el esmalte dental.

El cepillo convencional también puede ser interesante en diferentes aspectos.

  • Después de una cirugía, cuando hay puntos de sutura o alguna zona dolorida. Con un cepillo de cerdas ultrasuaves, el usuario puede controlar mejor la velocidad y el cuidado con el que limpia esta zona sensible.
  • En el caso de personas que llevan ortodoncia. El cepillo manual permite limpiar los dientes con cuidado y evitar que se desprenda un alambre o un bracket con el cepillado.
  • Aunque los niños pueden utilizar un cepillo eléctrico, el manual es el que se utiliza desde pequeños para enseñarles la técnica. Además, hay más oferta en el mercado de cepillos adaptados al tamaño de su boca y de sus manos.
  • Lo ideal si usamos el cepillo manual es que cuente con cerdas suaves para evitar el desgaste del esmalte y cambiarlo cada tres meses.

 

Elijas el modelo que elijas, lo importante es practicar el cepillado después de cada comida. Lo ideal es no hacerlo inmediatamente sino al cabo de unos 20 minutos. Hay que cepillar la lengua también, sobre todo por la noche. Independientemente del tipo de cepillo que se use, la seda dental es importante para eliminar restos de comida a los que el cepillo no llega. Una buena higiene bucal es la base para evitar la aparición de enfermedades orales, como la caries dental. ¡Recuérdalo!