fbpx

TIPOS DE DIENTES Y SU FUNCIÓN

Incisivos, caninos, premolares y molares son los cuatro grupos de dientes que tenemos los humanos. Los dientes sirven para masticar y cortar comida haciendo posible una buena digestión. Todos ellos desarrollan una función durante el acto de comer. Descubramos cada uno de ellos:

 

1. Incisivos: son ocho dientes que tenemos en la parte delantera y central de la boca; cuatro en la parte superior y otros cuatro en la inferior. Son los dientes que usamos normalmente para dar bocados y cortar la comida. Los incisivos superiores son más grandes que los inferiores. Tienen el borde afilado y poseen una corona cónica.

Los incisivos son los primeros dientes en salir, alrededor de los seis meses en el caso de la dentición de leche, y entre los 6 y 8 años, junto con el molar de los seis años, en el caso de la dentición definitiva.

 

2. Caninos: son los cuatro dientes, dos arriba y dos abajo, conocidos comúnmente como ‘colmillos’ y son más puntiagudos. Situados al lado de los incisivos, sirven para desgarrar la comida. La forma de la corona es puntiaguda y tienen una sola raíz.

Los dientes caninos de leche aparecen generalmente entre los 16 y los 20 meses de edad desarrollándose los caninos superiores antes que los inferiores. En la dentición definitiva, el orden se invierte.

 

3. Premolares: son también conocidos como bicúspides y tienen una raíz que acaba en dos puntas. Estos ocho dientes, cuatro arriba y cuatro abajo. Normalmente sirven para la primera fase masticatoria y trituración previa de la comida, aunque pueden compartir con los caninos la función de desgarrar.

Los primeros premolares aparecen alrededor de los 10 años y los segundos un año después aproximadamente, teniendo en cuenta que esta estimación puede cambiar según la persona.

 

4. Molares: son doce dientes, seis arriba y seis abajo, tres por cada arcada. Su función es la de triturar los alimentos durante la masticación. En lo que respecta a la forma, la corona puede tener cuatro o más cúspides, al igual que puede tener dos o más raíces. Son los dientes más grandes.

Los molares definitivos no reemplazan a ningún diente, crecen detrás de los dientes molares de leche. Los primeros se desarrollan alrededor de los seis años mientras que los segundos aparecen entre los 11 y 13 años de edad.

– Cordales o terceros molares: son conocidos normalmente como las muelas del juicio. Son los últimos dientes en desarrollarse y generalmente no aparecen hasta los 18 o 20 años de edad. Algunas personas ni siquiera los llegan a desarrollar. En caso de desarrollarse suelen causar problemas por falta de espacio en la boca y en gran parte de los casos es aconsejable su extracción.

 

El desarrollo de los dientes

Los humanos desarrollamos dos tipos de denticiones: la de leche y la permanente. Aparecen en momentos de la vida diferente pero su desarrollo es parecido.

  •  Los dientes suelen crecer en paralelo. Un molar superior en el lado izquierdo suele aparecer más o menos en el mismo momento que su gemelo del lado derecho.
  •  Alrededor de los tres años se completa la dentición de leche (20 dientes) y alrededor de los seis años empieza la sustitución por los dientes definitivos.
  •  Entre los seis y los doce años se van desarrollando los dientes definitivos, que son más grandes y tardan más en salir que los dientes de leche.

 

Las partes del diente

El diente se divide en dos partes principales: la corona, que es la parte visible y blanca del diente, y la raíz, que es la parte que no se ve. La raíz se encuentra debajo de la línea de las encías y ancla el diente con el hueso del maxilar. Los dientes están formados por 4 tipos de tejidos.

  • Esmalte: es la parte visible y dura que cubre la corona del diente. Es la sustancia más dura del organismo. Permite cortar y triturar los alimentos y protege el diente de las agresiones externas.
  • Dentina: se encuentra bajo el esmalte, está calcificada y tiene un aspecto similar al hueso. No es tan dura como el esmalte.
  • Cemento: este tejido cubre la raíz del diente y le ayuda a anclarse al hueso. Tiene un color amarillento y en condiciones normales está cubierto por las encías.
  • Pulpa: se encuentra en el corazón del diente y contiene vasos sanguíneos, terminaciones nerviosas y otros tejidos blandos que alimentan al diente y les dotan de sensibilidad.

 

32 son los dientes con los que los humanos desarrollan el acto de comer. Si además los cuidamos, conseguimos una sana y bonita sonrisa que es nuestra mejor carta de presentación. No olvides cuidarlos para que duren el máximo tiempo posible. Para ello, visita a tu dentista dos veces al año como mínimo. Cuidarlos y conservarlos empieza por uno mismo.